viernes, 7 de mayo de 2010

EL NIÑO DE LAS CANICAS

EL NIÑO DE LAS CANICAS

Se cuenta entre los abuelos y la gente mayor acerca del niño de las canicas, ya que se ha ganado muchas almas de niños apareciéndoseles cuando se encuentran solos en sus casas.
Se cuenta que cuando los niños son mentirosos, caprichosos y berrinchudos los visita llevándoles cincos o canicas como se les dice en el occidente; por las noches se escuchan caer las canicas y el choque entre ellas, con una pequeña risa de niño jugando.
Conforme pasan los días se acerca mas al niño escogido mostrándose por las noches en la orilla de la cama, dejando muchas canicas en la cabecera y regadas debajo de la cama, se le escucha a un misma hora arrojando las canicas por las gradas y le causa gracia abrir los chorros del agua para anunciar su llegada.

El niño de las canicas parece inofensivo al principio y es posible que hasta se haga amigo del niño escogido, a veces se le escuchara hablando en su cuarto y se pensara que es el amigo imaginario, pero ese amigo imaginario se ganara su alma tarde o temprano.
La mayor parte de veces se aparece a hijos únicos que por lo general son los mas consentidos, así como le ocurrió Federico un niño acostumbrado a que sus papas le concedieran todos sus deseos, cada vez que le negaban algo el no podía retener su llanto y su ira reclamando y haciendo cualquier berrinche para poder obtener lo que quería, siempre fue así.

Con sus compañeros era egoísta no le gustaba prestar sus juguetes y destruía los de los demás cuando pensaba que eran mejores que los de el. Siempre buscando pretextos para no hacer sus tareas, mentía sobre lo que hacia para que sus padres y maestros no lo presionaran. Pero cuando los padres llegan a un punto en el que el niño ya es un fastidio para ellos, es cuando el niño de las canicas esta listo para llevárselo.

Esperando el momento preciso cuando el niño se encuentra solo comienza jugar con el quitándoles las canicas que anteriormente el le daba, y al mismo tiempo su cara comienza a cambiar sus ojos se tornan color rojo, y sus manos empiezan arder, su cuerpo no es nada mas que huesos ardiendo, cuando logra ganarse todas la canicas del niño es momento de desaparecer tomándolo por el cuello y llevándose con el un alma mas para su colección de sonrisas cambiadas por tristezas.

Y así fue como se encontró el cuerpo de Federico tirado en medio de la casa con todos sus juguetes alrededor y todos sus deseos cumplidos; un rostro sin alma, un cuerpo sin vida degollado y cientos de canicas gritando fui yo el niño de las canicas.Aun se escuchan sus canicas, anunciando su llegada en las casas de niños berrinchudos cazando almas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada